There are *no* inconsistencies in the Discworld books; ocassionally,
however, there are alternate pasts. (Sir Terry Pratchett, alt.fan.pratchett)

Saga Guardias (IV) - ¡Voto a Bríos!




'There was Carrot an' Vimes anna dwarf an' a zombie an' all of them, m'lord. They ran all the way to the docks, m'lord, and Vimes saw Captain Jenkins and he said– 
Ah, Captain Jenkins! This is your lucky day!', Ironía marca Sam Vimes.

Es curioso cómo, cuando uno empieza a escribir sobre cada una de las novelas de la Guardia, lo primero que se le ocurre para empezar la reseña es algo parecido a "esta novela es muy actual a pesar de haber sido escrita hace tantos años". Y claro, en el caso de Jingo (mantendré el título original a partir de ahora para ahorrar tecleado), siendo los temas la guerra y el miedo a lo diferente, esto se acentúa aún más. En Jingo vivimos el devenir de una gran guerra en el Mundodisco en directo. Entre Klatch y Ankh-Morpork. Vemos cómo se fragua, leemos entre líneas cómo la corruptela y las ansias de poder y dinero son los dedos que aprietan el gatillo, y vemos cómo en medio de todo este alboroto la Guardia de Ankh-Morpork debe sobrevivir y de paso terminar con la guerra.

Yo me leí Jingo en 2005, hace ya bastantes años, y lo que más recuerdo de ella es su poderosa voz antibelicista. Me gusta mucho leer a Pratchett así, pues como siempre, mientras más serio es el tema que trata, más irónico y mordaz es en sus líneas. Es una de esas novelas que son un fantástico recuerdo y que, cuando la relees (en este caso para el blog), paladeas cada página. Creo que me los voy a releer todos otra vez ¡Decidido!

No es sólo los personajes, ni el argumento (que sí que es verdad que flojea un poco cuando llega la comitiva a Klatch), ni las notas al pie. No es que tenga un ritmo electrizante, ni los personajes una profundidad shakespeariana, ni la ambientación especialmente reseñable... es simplemente un compendio de, a mi entender, lo mejor de este escritor. Objetivamente, quizá por debajo de las grandes como ¡Zas! o Ronda de Noche, pero con el encanto de un escritor irreverente en plena efervescencia, dando con su espada a los temas que le preocupan sin dejar de lado sus tronchantes pies de página, todo enguirnaldado con esas reflexiones de Vimes que, cada vez más, uno asocia a las reflexiones del propio Pratchett. Un ejemplito:
It was so much easier to blame it on Them. It was bleakly depressing to think that They were Us. If it was Them, then nothing was anyone’s fault. If it was Us, what did that make Me? After all, I’m one of Us. I must be. I’ve certainly never thought of myself as one of Them. No one ever thinks of themselves as one of Them. We’re always one of Us. It’s Them that do the bad things.
Como curiosidad, mencionar que aparece uno de esos personajes que no parece haber calado entre el populacho, aunque Pratchett lo haya intentado. Lord Rust (Óxido, en español), noble en Jingo, capitán de la guardia en un plano temporal alternativo en Ronda de Noche, y un vejete cascarrabias en Snuff. En ningún caso me pareció que fuera demasiado carismático (aunque no he terminado Snuff aún, y estoy abierto a ser sorprendido).

Y para terminar, unas palabras para uno de esos malos (a medias) a los que Vimes se la pasa persiguiendo desde casi el principio de la novela, junto con el genial Carcer. 71-hour-Ahmed, cuyo Lego encabeza esta portada, es uno de esos personajes fascinantes, como Kaiser Söze o Sefirot, capaz de plantarse frente al Status Quo establecido por Vetinari y Vimes, y ponerles en jaque. No por su maldad en sí, sino por ser (o al menos parecer) tan listo como Vimes, ser de alguna manera parte del mismo gremio, y también haber sido entrenado en Ankh-Morpork. Y eso dice mucho. En fin, uno de esos secundarios fantásticos, que por sí mismos le dan significado a la novela. Y además a éste Vimes no... bueno, me callo para quien no la haya leído.

1 comment

JMHulme dijo...

Para mí, es con este libro que la saga de la Guardia pega el salto de calidad y se convierte sin duda en la mejor de las que maneja Pratchett (por encima de las brujitas, sí). Es genial como Vimes cada vez más acapara el protagonismo que en un principio le tocaba compartir con sobretodo Zanahoria: estoy muy de acuerdo en que las reflexiones de Vimes huelen a un Pratchett directo que echa patrás.
Muy buen comentario. ¡Pero no dices nada de los pantalones del tiempo! -2 minipuntos por ese imperdonable fallo xd

Publicar un comentario en la entrada

 
|  La torre del arte. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger