There are *no* inconsistencies in the Discworld books; ocassionally,
however, there are alternate pasts. (Sir Terry Pratchett, alt.fan.pratchett)

Saga Guardias (III) - Pies de Barro


Sam Vimes, Vetinari, Cheery Littlebottom, Zanahoria, Angua y el patricio en una nueva aventura del Mundodisco de Terry Pratchett. En Ankh-Morpork, y esta vez, con golems de por medio y un asesinato por investigar

'It looks like a human!'

Aunque la mayoría de reseñas que uno se encuentra en la red sobre este libro giran alrededor de la figura del golem, conviene recordar que ni mucho menos aparece por primera vez aquí. De hecho, hay una mención al golem ya en El Color de la Magia, y también aparece en otras novelas (La Verdad, Soul Music, El Segador, y especialmente en Tiempos Interesantes).

Creo que se puede afirmar que en esta novela, la tercera de la guardia, empieza a aflorar el Pratchett policial más adictivo. Con un argumento muy ramificado en subtramas (el propio golem, Zanahoria y su linaje, Nobby y el suyo, el envenenamiento del patricio...), la novela no baja el ritmo en ningún momento. Y todos los personajes, a los que ya conocemos de sobra (especialmente los integrantes de la Guardia Nocturna), nos hacen reír y, y esta sensación se acrecentará en futuras novelas, también nos descubren su lado más oscuro, cuando los problemas a los que se enfrentan son cada vez menos fantásticos y más humanos.

Pero el golem sí es el centro de la novela. Para empezar, hay que decir que todo lo que rodea a esta figura ¿inerte? es en sí mismo tenebroso. Un personaje tétrico, humanoide, muy presente en el expresionismo alemán, y que en el Mundodisco tiene un alter ego sorprendentemente parecido al personaje que sembró el terror en Praga en el S.XIV. Sin embargo, hay un matiz, inevitable en la obra de Pratchett. Y ese matiz tiene nombre: Dorlf. Un golem acusado de matar a un viejo cura, aparentemente un sujeto fácil de manipular, pues no tiene conciencia ni humanidad, termina convirtiéndose en el líder silencioso de una revolución libertaria que, al menos, sirve para que una raza hasta ahora ignorada se sume al pesado engranaje social de Ankh-Morpork.

Por lo que leo, en muchas reseñas encuentran paralelismos varios en esta novela. Vemos tres.


  1. El golem y el esclavo africano en Estados Unidos, y cómo ambos encuentran la libertad prosperando poco a poco en conseguir que su humanidad sea reconocida por quienes les esclavizaron desde el principio. La diferencia estriba principalmente en que el golem no busca libertad ni reconocimiento conscientemente. La otra, claro, es que Dorlf tiene como objetivo comprar la libertad de otros golems, además de la suya propia. 
  2. El monstruo del Dr Frankenstein, y cómo se rebeló contra su creador. Aparentemente, la violencia del golem mitológico supera con creces a la de la criatura de Frankenstein, descrita como un personaje huidizo y cobarde, empujado al ostracismo por su propia fealdad. Una vez más, Dorlf es más un revolucionario silencioso, y seguramente incosciente de ello hasta el último tercio del libro.
  3. El título, Pies de Barro (aunque originalmente el título pensado para la novela fue "Palabras en la Cabeza"), es una referencia al profeta Daniel y su interpretación del sueño de Nabucodonosor.
Ah, y un personaje entrañable en la Guardia Nocturna se da a conocer en esta novela: Cheery Littlebottom (Jovial Culopequeño en las traducciones patrias, si no recuerdo mal). Vimes comenta sobre el nombre de esta nueva miembra (!) de la Guardia que le agrada que se mantengan las viejas tradiciones. Según el APF, esto puede deberse a que su nombre encajaría al recitar el nombre de los 7 enanitos de Disney (Grumpy, Dopey, Sleepy, Bashful, Happy, Doc y Sneezy). Aunque en la traducción este matiz se haya diluido mucho, este Vimes no deja de ser un cabrón. En español y en inglés.

6 comentarios:

Vitrubius Volante dijo...

- ¿Nadie ve los paralelismos entre la situación de los gólems de esta novela y la de los robots de Asimov y otros autores de ciencia-ficción, con toda su problemática? A mí fue lo primero que se me pasó por la cabeza, aunque entiendo que a lo mejor esos robots ya estaban basados en el esclavo, tal vez.

Lo Bufó de la Cort dijo...

El analisis me parece correctísimo, pero no hacer ni una sola referencia a Asimov, cuando partes de la novela son, claramente, una parodia de Yo, Robot, desvirtua mucho el resultado final...

luis dijo...

Ahora que lo decís, sí que parecen estar muy conectadas. Oye, ¿qué partes exactamente son parodia de Yo, Robot? Admito que no la he leído :vergu:

Jordi Balcells dijo...

Yo no me voy a sorprender de que no hayas mencionado a Asimov. ¡Lo que me sorprende es que nadie te haya felicitado por tu excelente elección de la foto ilustrativa! :D

Rook dijo...

El analisis es correcto, pero como casi todo en Pratchett hay varios "niveles". El primer nivel lo cubre el articulo. El segundo nivel esta relacionado con Asimov, o mas bien con la tecnologia. Y hay otra idea subyacente, un 3er nivel analizable donde los golems representan a los niños. Los adultos ponen "palabras en la cabeza", pero a la larga nadie se quiere hacer cargo del resultado. Pies de barro tambien es el viaje de un niño que se transforma en persona cuando encuentra sus propias palabras.

cami dijo...

Buen día

Mi nombre es Camila y administro un directorio web gratuito.

Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, y de ese modo difundor nuestros sites a cambio solo pido un enlace a mi página de películas www.peliculononline.com , ¿Qué le parece la idea?
Sería genial poder hacer un intercambio de enlaces.

Quedo a la espera su respuesta.
Un beso! y SueRte con su site!

camitorres20@gmail.com

Camila Torres

Publicar un comentario

 
|  La torre del arte. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger