There are *no* inconsistencies in the Discworld books; ocassionally,
however, there are alternate pasts. (Sir Terry Pratchett, alt.fan.pratchett)

The Science of Discworld II - The Globe


The Science of Discworld II: The Globe
The wizards discussed the moral implications of allowing Hex to rain enormous women over a wide area. The debate took a long time, with many pauses for inward reflection, but at last the Dean was voted down. It was agreed that if you gave a man a fat woman, he'd be just have a fat woman for a day, but if you helped a man become a very important man because he had the secret of buffaloes or fish, he could get himself as many fat women as he wanted.

Seguimos repasando la miniserie The Science of Discworld con el segundo de los tres capítulos que la componen.

Como sabéis, el argumento de The Science of Discworld consiste en que, tras un experimento realizado por los magos de la Universidad Invisible, éstos crean un mundo en el que las leyes del Mundodisco no se aplican (no hay imperativo narrativo ni magia, por poner algunos ejemplos). Este mundo, claro, es el Mundobola, y en él contemplan la evolución de la vida, los continentes y los homínidos desde la creación misma de la Tierra.

Al finalizar el primer capítulo, dejamos a los magos contemplando anonadados el comportamiento de ciertos chimpancés en unas playas que se interesaban exclusivamente en sexo y comida. Sexo y comida. Y, gracias a un proceso de observación exhaustivo, los magos dan con la humanidad en la Tierra, comienzan a sentirse fascinados por cómo somos, y... y rápidamente nos convertimos en un trofeo demasiado jugoso para otra especie que nos observa con atención: los elfos. Asistiremos, pues, a una batalla más intelectual que física entre elfos y magos por el control (o, al menos, por el derecho exclusivo al estudio científico... vamos, el control) de la humanidad.

Esta pequeña historia del Mundodisco sigue la misma estructura que su predecesor, con capítulos de divulgación científica intercalados, y esta vez más orientados a nuestra personalidad y a la propia naturaleza humana. Esta vez, Ian Stewart y Jack Cohen se alejan ligeramente de la relatividad, la gravedad o la mecánica cuántica para discernir sobre antropología, zoología o teología, en una de las obras literarias más sobresalientes que he leído jamás.

En The Science of Discworld II: The Globe se plantea el interesante tema de la existencia del destino, de si vivimos en una estructura determinista o si tenemos la capacidad de elegir nuestro propio destino. Es decir, si construimos nuestro propio futuro a medida que tomamos decisiones en el presente, construyendo así el tan famoso y cada vez más utilizado multiverso, en el que múltiples futuros se van desgranando a medida que se toma una u otra decisión. En un capítulo titulado Free Won't nos adentraremos en los entresijos del determinismo y el libre albedrío, y reflexionaremos junto con los autores sobre la razón de ser de un concepto como el Destino en un ser que se autoproclama capaz de decidir y alterar su propio futuro. Un tema extremadamente seductor y que nos hará lanzarnos de cabeza a seguir investigando sobre teorías relacionadas.

Además, asistiremos al desarrollo de términos novedosos en el campo de la psicología, como exteligencia o psiencia. La exteligencia, término acuñado por los autores, viene a ser ese conjunto de influencias externas que construyen nuestra personalidad y que contribuyen a la maduración de una persona a través de aportaciones contextuales. La psiencia, por otra parte, es un término que abarca más de la mitad de la obra y que me ha resultado especialmente fascinante. Se refiere a esa tendencia innegable que tenemos los humanos de aplicar el imperativo narrativo a nuestra vida diaria. Se refiere, en definitiva, a cómo necesitamos crear historias, ficciones, elementos narrativos para simplificar y comprender el mundo, y es ahí donde somos realmente especiales y es ahí donde estamos realmente diferenciados de los demás seres que habitan este mundo. El libro es increíblemente complejo en este sentido, pero espero estar transmitiendo la fascinación y el entusiasmo que una obra de tal calidad ha provocado en mí.

También tendremos ocasión de leer sobre la ciencia en su estado más puro, sobre lo que entendemos por ciencia y lo que es en realidad. Estos dos reputados científicos y divulgadores nos explicarán cómo funciona el método científico y cuál es la metodología que se sigue en cualquier área para comprobar, desmentir o teorizar sobre una teoría concreta. En The Science of Discworld II, esto cristaliza en una fábula sobre la investigación del movimiento del caballo, y cómo averiguar cuántas de sus cuatro patas tocan el suelo a la vez cuando camina, trota o galopa. Un tema aparentemente superfluo pero que sirve para ilustrar a la perfección cómo trabaja un científico hoy en día, y cómo lo hacía siglos antes.

Durante el viaje de los magos por la historia, se encuentran con el que para ellos es el doble de Leonardo da Quirm, descubren una religión sorprendentemente parecida al antiguo Omnianismo (aunque parece ser aplicable tanto a Cristianismo como al Islam, a mí me hizo pensar inmediatamente en el primero), convencen a Shakespeare para que escriba Sueño de Una Noche de Verano, en uno de los pasajes más divertidos y mordaces que le recuerdo a Pratchett, y Mustrum Ridcully y Ponder Stibbons vuelven a la carga con esos temas que tanto fastidian a uno y fascinan a otro (la evolución y la mecánica cuántica).

Era difícil mantener el interés, o al menos eso pensaba yo, siguiendo la misma estructura que en The Science of Discworld. Pero estos autores demuestran una capacidad de inventiva increíble, abordan temas totalmente distintos y complementarios a los de la anterior novela, el argumento de esta historia del Mundodisco es excelente y nos hará reír un montón. Además, ambos segmentos del libro (la historia y el texto científico) se complementan a la perfección para explicar aquellos aspectos que no quedan claros. Aún así, es justo admitir que se trata de un libro complicado de leer, no ya por el idioma (que también), sino por los temas tan complicados con los que trata.

Me muero de ganas por zambullirme en The Science of Discworld III: Darwin's Watch, en el que seguro que aprenderé mucho y me reiré aún más.

4 comentarios:

Manu dijo...

Ya somos dos, yo estoy esperando a que me llegue de Amazon. A ver si luego en un rato te enlazo todas las reseñas...

Hetairoi dijo...

Caramba... como soy "recién llegado" al blog estoy descubriendo varias cosas y esta saga es una de ellas. Está, por casualidad/fortuna, traducida al castellao?

luis dijo...

Pues no, compañero, ni está traducido ni creo que se haga en breve puesto que aún quedan novelas propiamente dichas por traducir, y lógicamente tendrán prioridad. Pero con el tiempo, ¿quién sabe?

Torak dijo...

Pues espero que de verdad se traduccan, teniendo en cuenta que an traducido la de "Solo tu puedes salvar a la humanidad" espero que no tarden tanto con estas hobras...

Publicar un comentario

 
|  La torre del arte. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger