There are *no* inconsistencies in the Discworld books; ocassionally,
however, there are alternate pasts. (Sir Terry Pratchett, alt.fan.pratchett)

5 ejemplos de por qué no hay (casi) huelgas en el Mundodisco



Para los lectores de fuera de España, recordarles que el 29 de Septiembre de 2010 pasará a la historia en el país de Cervantes por ser aquel día en el que una huelga impopular y ciertamente mejorable tuvo lugar. Para quien no lo sepa, España va camino de tener 6 millones de parados (lo que supone un porcentaje tremendo), y una huelga general, teniendo en cuenta la situación económica del país, es entendible.

El caso es que como en Ankh-Morpork no hay sindicalistas con chaquetas de pana y coderas, ni medios de comunicación corruptos y alienados, no podemos saber qué pasaría si el nivel de desempleo en la ciudad llegara a cotas tan dramáticas. Sí hay sindicatos de muchas otras clases, ya los comentaremos. Seguramente, y es sólo una ocurrencia, Vetinari, el claustro de la Universidad Invisible, el respetable (ahora) Moist von Lipwig o el Duque de Ankh, Sir Samuel Vimes, harían algo para intentar evitar revueltas en las calles y una fuga de cerebros. Básicamente, porque esto último suena más a una enésima apertura dimensional de las Dimensiones Mazmorra.

¿Por qué en Ankh-Morporkiana las huelgas no terminan de funcionar? Pues no lo sé, pero se me ocurre...

1 - Esclavitud

La esclavitud en el Mundodisco, y su evidente contribución al sector secundario de Ankh-Morpork, está representada por los Golems, esos personajes adorables que no sienten ni padecen, creados únicamente para trabajar, y que son tratados como herramientas. Algo parecido a lo que ocurría con los esclavos africanos durante la colonización de EEUU, con la gran (y afortunada) diferencia de que el Mundodisco es ficción.

En novelas como Making Money encontramos que algún miembro de la alta sociedad se refiere a ellos como mera mano de obra, otros simplemente los catalogan como herramientas, y Adora Belle se encarga de dejar claro que estas etiquetas los convierte en esclavos a ojos de la población.

En definitiva, la idea de que haya Golems en huelga es improbable. Y menos para protestar por nada. Se pasan, por decirlo de alguna manera, su existencia (que no su vida... ¿o sí?), en una permanente huelga a la japonesa.

2 - Consumismo

Siguiendo con los Golems y con Making Money, nos encontramos en cierto momento con una reflexión interesante sobre las consecuencias que tendría para una economía de mercado basada en el consumismo y la circulación de dinero el hecho de emplear más golems de lo razonable. Para empezar, un golem hace el trabajo de más de 1300 personas, con lo cual por cada golem empleado habría otras tantas que dejarían de trabajar. Y los golems no compran nada. Así que el dinero se estancaría, bajaría el consumo y la economía se estancaría. Es una visión que quizá no debamos transferir a la revolución industrial y a la automatización de ciertas cadenas de montaje. Pero es inevitable y todos lo estábamos penando, ¿verdad? En cualquier caso, a ningún trabajador decente se le ocurriría recurrir a la huelga para protestar por la evolución tecnológica, sino que se dedicaría a reciclarse, aprender y ofrecer al mercado destrezas a las que las máquinas, al menos de momento, no han llegado. Y además, seguiría trabajando para el país.

...

Hoy me están saliendo las puyas hasta sin querer.

3 - Turismo

Y es que como buen español, no podría dejar de pensar en el turismo como fuente de ingresos inevitable para la economía de cualquier ciudad. Y el Mundodisco y el turismo están tan ligados que, ni más ni menos que las dos primeras novelas consisten principalmente en explicar en qué consiste ser un buen turista. ¿Idiota? Seguramente sí, y no sólo según Rincewind. Pero oigan, los turistas nos han dado tanta diversión...

Básicamente, llegamos a la conclusión de que a los turistas como Dosflores no se les mata (principalmente para poder luego timarles), que es esencial hablar su idioma para poder venderles cosas, y que definitivamente no querríamos basar nuestro negocio turístico en un público objetivo que viaja en escobas y que te pueden convencer para que les des dinero por llevarse algo de tu tienda.

El turismo es un bien tan esencial, y desde el Despacho Oblongo se cuidan tanto las relaciones con el exterior (Tiempos Interesantes, Brujas de Viaje, El Quinto Elefante o Jingo! son ejemplos estupendos), que sería ridículo pensar siquiera en un paro de los trabajadores del sector turístico. Ellos están a otros menesteres.

4 - Gremios

Es ampliamente conocido el hecho de que cuando el gremio de ladrones se pone en huelga, los hurtos aumentan considerablemente en Ankh-Morpork. Con eso queda todo dicho. El sistema de Gremios permite una autorregulación llevada a cabo por asesinos, mendigos, bufones o ladrones, entre otros. De esta manera, es imprescindible para un sector determinado que haya siempre algún tipo de contorl sobre la actividad que se está realizando en su nombre, y lógicamente, una huelga sería altamente contraproducente.

¿No habéis pensado nunca en qué pasaría si existiera un Gremio de Especuladores del Ladrillo en Ankh-Morpork? Contratarían agentes comerciales de Überwald para intentar atraer al público extranjero, ofrecerían cloacas a precio de Minas Tirith para los enanos recién llegados y venderían retiros paradisíacos en Lancre. Y hasta en el Continete Contrapeso.

5 - La posibilidad de elegir

La huelga es un paro voluntario en nuestra actividad laboral, que lógicamente repercutirá en nuestro salario, y que suele darse en momentos de alta tensión económica o social. Pero, como le dice Vetinari a Moist von Lipwig en Going Postal: siempre hay que tener la opción de elegir. Aunque una de las alternativas sea morirse. No importa, pero en cualquier caso, Vetinari siempre ofrece a quienes negocian con él más de una opción.

Estas opciones son las que tienen los trabajadores españoles que se encuentren con piquetes durante la jornada de huelga. O dejan de trabajar... o bueno, la segunda opción la dejo a elección del piquete. A mí no me pillarán.

Os dejo una cita sobre este último punto (que peronalmetne me encanta), sacada de Going Postal, y ¡feliz huelga a todos!
You see, I believe in freedom, Mr Lipwig. Not many people do, although they will, of course, protest otherwise. And no practical definition of freedom would be completely without the freedom to take the consequences.
-Edit-

Gracias a la página de la LEK, en la que me recuerdan la huelga que se monta en la Guardia en El Quinto Elefante por el despotismo y la extrema desconfianza de un recientemente ascendido Colon, he rebuscado más y sí que hay en efecto algunos ejemplos de huelga más. Es gracioso que los trabajadores de la Guardia se ponen en huelga a la vez que Colon los está despidiendo. Tampoco había tenido en cuenta las espantadas de la Muerte en este post, se merece que nos acordemos de su afán por conseguir un convenio colectivo a su altura. Y como es posible que me deje algo, ¿os acordáis de más ejemplos? Ah, y añado un "casi" al título, gracias.

1 comment

Wailor dijo...

De todas formas creo que deberías renombrar otra vez el título para centrarte en Ank-Morpork en vez de Mundodisco porque todo lo que has comentado sucede ahí.

En tiempos interesantes, con la vuelta de DosFlores al país contrapeso se inició una revuelta por las cosas que contaba su libro. No recuerdo si algo de lo sucedido allí se puede considerar huelga, pero podría ser un ejemplo externo de ank-Morpork.

Publicar un comentario

 
|  La torre del arte. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger